Generado externo de HUMO frío - 35 cm (Caño de 1/2) Adaptable a cualquier cámara.

Entregas para el CP:
Medios de envío

GENERADOR EXTERNO DE HUMO FRÍO

(fotos ilustrativas - el producto puede tener variantes en algunos componentes)

Se trata de dispositivos especialmente diseñados para ahumar sin incrementar la temperatura en la cámara donde están los alimentos.

(IMPORTANTE: SON EQUIPOS PARA AHUMAR PRODUCTOS PREVIAMENTE CURADOS, QUESOS Y ESPECIAS) 

 El humo se produce generando una combustión incompleta de la madera. El humo es forzado a ingresar a la cámara de ahumado mediante bombeo de aire. En ocasiones el tubo de acceso es alargado para disminuir aún más la temperatura.

Las ventajas de estos dispositivos radican en que permiten ahumar en frío y a la vez se pueden agregar como accesorio a cámaras de ahumado en caliente haciendo que en estas mismas se pueda ahumar en frío.

MEDIDAS 10CM ANCHO X 10CM PROFUNDO X 35 CM ALTO

INDICADO PARA CÁMARAS DE AHUMADO DE 1m2

Funciona por efecto venturi. Incluye bomba aireadora. 

Una vez definido el gabinete que utilizará. Sea de chapa o madera. Deberá ubicar el dispositivo.

Para ello ayudándose con un taladro y mecha copa realizará un orificio del diámetro del caño. ½  de pulgada.

Ubicará el dispositivo lo más abajo posible, teniendo en cuenta los siguientes criterios:

Distancia del suelo. Debe dejar la parte baja a unos 15 cm para poder manipularlo y encenderlo desde abajo.

Tomará en cuenta el ancho del gabinete ubicando el caño lo más al centro posible del lado seleccionado para su ubicación.

 Se aconseja colocar una bandeja de aluminio debajo del generador para no manchar el piso ya que durante la combustión produce condensación de líquidos resinosos y goteo.

 

Puesta en marcha: Encender su generador de humo frío no es tarea complicada, aunque dependiendo siempre de las astillas y su compactación el nivel de tiempo para su encendido podría variar.

 

 

En el mundo de los ahumados hay dos grandes grupos: el ahumado en caliente y el ahumado en frío. En ambos casos consiste en someter a los alimentos a la exposición de humos de maderas aromáticas. Dentro el ahumado en frío 0 a 25 °C entrarían los productos que por sus características no requieren una cocción ya que son curados previamente como la trucha, el salmón, los fiambres secos (jamón crudo, bondiola serrana), especias y quesos. Más bien durante el proceso de ahumado en frío los productos son sometidos en intervalos de tiempo a corrientes de aire que contribuyen a su deshidratación. Técnica que le confiere al pescado, por ejemplo, características organolépticas particulares como la firmeza en su textura, sabor concentrado y elevada durabilidad. 

Muchas veces se confunde el ahumado en frío con el frío de refrigeración lo que lleva a muchas personas a creer que pueden colocar carnes crudas sin ningún tipo de tratamiento previo al contacto directo con el humo en cámaras o gabinetes que trabajan a temperatura ambiente. Esta práctica puede ser peligrosa ya que la proliferación microbiana es irreversible. Es por este motivo que aclaramos siempre en nuestros cursos que el ahumado en frío va de la mano con las técnicas de conservación y tratamientos previos de los alimentos para que sean seguros, ricos y duraderos.